jueves, 24 de junio de 2010

A quién le entregó Jesus las cestas restantes?

En la iglesia sirvo a Dios con un equipo de maestros INCREÍBLES!. Junto a ellos hacemos un curso para aprender técnicas sobre Cómo enseñar la Biblia a los Niños.
Ayer nos reunimos para discutir la lección 6 y cada uno debía exponer una introducción a un pesaje que les había sido asignado 15 días antes.
Una de las participantes, Pato, le había tocado la multiplicación de los panes y los peces. Se suponía que debía elegir una verdad espiritual relacionada al pasaje y debía presentar una introducción.
Lo hizo, y muy bien, pero al concluír nos hizo una pregunta que nos dejó pensando.
"Ustedes saben qué hizo Jesús con las 12 cestas que sobraron de panes y peces?"
Yo me precipité en la respuesta y dije: ''se las dió a los mujeres?''
Otros participantes decían: ''se los dió a los discípulos, una para cada uno''
y así íbamos tirando respuestas como si fuera un acertijo
Dicen los eruditos de la Biblia, los que analizan los detalles detrás de cada historia relatada en el texto, que Jesús le dió las 12 cestas restantes al muchachito que había entregado todo lo que tenía al maestro, sus pocos panes y sus pocos peces, pero su TODO para que Jesús haga el milagro.
Esto me llevó a pensar que detrás de un milagro, a veces hay una entrega de nuestra parte. Si, es verdad. Pero también me guió a aprender algo:
Cuando entregamos nuestro TODO a Jesús, Él hace un milagro expansivo, y además no se olvida de devolvernos con creces lo que hayamos entregado.
El desafío para mi hoy es abrir mis manos y entregar ''eso'' que tengo tan agarrado, para dejar que Él haga el milagro, y dejarlas abiertas con la certeza de que después voy a recibir las cestas repletas y hasta desbordantes de sus bendiciones.
Jesús no se olvidó al final del día de aquel muchachito que entregó su todo. Tampoco se olvidará de tí ni de mí.
Amén.