miércoles, 25 de agosto de 2010

El Factor Sorpresa


Esta mañana, mis hijos varones se olvidaron de llevar al colegio el bolso de natación. En una de mis salidas al mundo exterior, se los acerqué a la escuela.

Seguidamente, llevé a mi hija al jardín y en el camino de regreso a casa, pensé lo tonta qué había sido en no haberles incluido alguna ''sorpresa'' dentro del bolso, un chocolate, un caramelo o una simple nota diciéndoles cuánto los amo.

También pensé que a ellos no se les hubiera ocurrido abrir el bolso y fijarse si encontraban algo 'extra', pues no están acostumbrados a este tipo de sorpresas de mi parte. Me dio pena. Pensé en el futuro. Adultos que no están familiarizados con el factor sorpresa. Qué triste me puse.

Cuántos andan por la vida cabizbajos, meditabundos sin esperar recibir una sorpresa. Será que sus madres no le ponían chocolates en sus bolsos cuando eran chicos? Jeje

Creo que la desesperanza radica en tener una mirada horizontal: en las circunstancias, las responsabilidades, los problemas, las situaciones cotidianas, por nombrar algunas. Qué pasaría si eleváramos nuestros ojos a Dios expectantes de alguna sorpresa?

Estás necesitando algo ''extra'' en este día? Un estímulo? Algo nuevo? Una esperanza? Dios dice en la Biblia: CLAMA A MÍ Y YO TE RESPONDERÉ Y TE ENSEÑARÉ COSAS GRANDES QUE TU NO CONOCES.

Dios tiene cosas especialmente preparadas para ti en este día, solo necesitas sacar la mirada de tus cosas y elevarla hacia Él. Y estar más atento. Expectante.

Te animo a que hoy busques dentro de tu bolso, seguramente Dios escondió una nota de amor para ti!