jueves, 12 de agosto de 2010

El Devocional de esta noche

Adivina adivinador…

Muñeco construido de madera, con ojos negros y grandes orejas. Quién es?

Si aún no lo has descubierto otra pista te cuento:

Su padre era carpintero y a la escuela quería mandarlo, pero el niño siempre distraído, por el camino se quedaba jugando. Quién es?

Claro! Pinocho!

Quién no ha visto o leído esta historia tan conocida? La escena más fea es la que Pinocho se mira al espejo y descubre que le están creciendo orejas de burro, y luego le brota, como por arte de magia, una cola larga y negra. Qué vergüenza siente! Y qué susto! Quién podrá ayudarlo a ser el de siempre?

Una vez, un niño me preguntó si de veras te pasa que cuando mientes o haces algo feo, te transformas en un animal. Claro que no! Pero lo que sí sucede es que te llenas del mismo sentimiento del que llenó Pinocho en la película frente al espejo: VERGÜENZA, CULPA Y MIEDO.

Solamente Jesús puede limpiar tu corazón de estos sentimientos tan feos! Él es el único que puede arrancar tu vergüenza, si le pides de todo corazón que te perdone por lo que has hecho y le prometes que jamás volverás a hacerlo.

En la Biblia hay una bella historia acerca de un muchacho que un día se alejó de su papá porque se cansó de obedécele. Todo el tiempo que se mantuvo alejado fue gran tristeza para su padre, y rápidamente para su hijo también. Cuando empezó a extrañar su casa, su comida y a su familia decidió volver. Cuenta la Biblia que su padre cada día salía a la puerta para ver si su hijo regresaba. Y un día, divisó a lo lejos la figura de su hijo volviendo.

Cómo crees que lo recibió? Con sermones, retos, gritos y palizas? Pues no. Lo esperó con los brazos abiertos, para abrazarlo y lleno de besos. Hasta mandó a pedir ropa limpia, y un anillo para su dedo!

Así es el amor de Jesús cuando nosotros regresamos de nuestro mal camino. Él nos abraza, nos perdona, nos besa y manda a vestirnos con ropa limpia nuevamente.

Cuando te equivoques de camino, y sientas culpa y vergüenza por lo sucedido recuerda volver a Jesús lo antes posible. El te estará esperando para perdonarte, abrazarte, y ponerte un corazón limpio.

Que Dios te bendiga!

Mamá

PD: Si quieres leer la historia completa en tu Biblia, la misma se encuentra en Lucas 15:11-32

Este espacio está preparado para que hagas un cuadro de Pinocho. En los renglones puedes escribirle un consejo.