martes, 31 de agosto de 2010

Donar sangre..wow!

Esta semana recibí el llamado de mi abuela, mientras me encontraba de compras con mi suegra. Me pedía que hiciera campaña entre mis amigos para ver si conseguía un dador de sangre. Mi primo Matías se va a someter a una operación importante la próxima semana y necesitaban dadores.
Cuando corté con ella, pensé en mandar una cadena por mail solicitando un voluntario, pero luego Dios me dijo: ''Y vos? Por qué no te ofreces vos?''
-''JA! Estas loco!'', le dije . Mis hijos me necesitan entera! A parte no creo que Ale esté de acuerdo. Y esta semana? Viste todo lo que tengo planeado hacer? No tengo tiempo!''
Seguí caminando por el paseo de compras mientras Dios insistía:
-'' Natalia, quiero hacerte una pregunta: cuál es el límite del amor?''
-Del verdadero amor? pregunté.
-''Sí, del verdadero. Del mío por ejemplo. Por vos. Hasta donde crees que te amo?'' indagó el Señor.
-''Umm ... Diste tu vida por mi. Asique supongo que el amor exige ofrecer algo que cuesta...Si existe un dador de sangre por excelencia, ese fuíste vos, no? Respondí.
-''Y tú me amas? me preguntó el Señor.
-''Claro!'' le dije.
-''Y a tu familia?" continuó Dios.
-"Por supuesto'' respondí, luego hice una pausa en mi marcha, tomé el teléfono, llamé a mi abuela y le dije: ''Abuela, avisale a mi primo que cuenta conmigo para dar sangre''

Y hoy me presenté en la dirección que me dieron, me pincharon el dedo para examinar mis glóbulos rojos, me tomaron la presión y me sentaron en un sillón que parecía el de un dentista moderno. Me acomodaron hacia atrás con la cabeza bastante más baja que el resto del plano del cuerpo y allí me insertaron la cánula para la extracción. El envase se asemejaba a un saché de leche, aunque más pequeño. En realidad eran como 3 unidos por algo que no pude ver, lo cierto es que era lo suficientemente grande como para darme cuenta cuánto me íban a extraer.
Luego me entregaron un folleto donde uno de los títulos decía con letras pequeñas pero que me parecían parpadeantes: DONAR SANGRE ES UN ACTO DE LA VOLUNTAD.
Y ahí entendí, lo que Dios me trataba de explicar....AMAR ES UN ACTO DE LA VOLUNTAD, no son solo emociones, hay que ofrecer algo a otro, sin pedir nada a cambio. Yo hoy no creo haber ofrecido solo mi sangre, también ofrecí mi amor. Porque entregué algo que me costó, algo mío, algo que necesitaba para el bien de un ser amado.
Me siento feliz de amar con acciones, y no haberme quedado en las palabras.
Me siento satisfecha!
Ah! Cuando salí de allí, contenta de la misión cumplida, una enfermera me acercó un café con leche con 2 medialunas!
''WOW! Gracias Dios!'' pensé.

APROVECHO ESTE ARTÍCULO PARA RECOMENDAR LA DONACIÓN DE SANGRE, COMO TAMBIÉN LA DE ÓRGANOS. YO ESTOY A FAVOR DE SALVAR VIDAS POR AMOR, Y VOS?

Vamos Mati! Todo va a salir bien. Iba a poner una foto tuya en este artírculo, pero como sos tan lindo, temí que mis amigas pasen a leerme solo para verte, asique deseché la idea! :)