jueves, 3 de enero de 2013

Agenda nueva, oportunidades nuevas!


Estoy preparando los regalos para Reyes para los niños, para mi esposo y para mí. Mi regalo es todos los años el mismo. Lo elijo yo, lo compro yo, me lo envuelvo lindo, y lo espero con la misma ilusión que mis hijos esperan al suyo. Cada año lo hago. Es mi propia tradición de reyes. Y me encanta! Qué es?
Una agenda!
2013...qué nos depara?
Nada que no haya pasado primero por las fuertes manos, amorosas manos de Dios. Eso me da seguridad!

Si esa vieja agenda del 2012 hubiera sabido las cosas que me esperaban dentro de esos 365 días del año! Hubo de todo, desde circunstancias difíciles, hasta tiempos de cambios repentinos, momentos de sorpresas, tiempos de cierres, y tiempos de aperturas, crecimiento, aflicción, alegría, incertidumbre, fe, y mas!
Si tuviera que resumir en una sola palabra el año lo haría con la palabra CAMBIOS, y los que están cerca nuestro darán fe de que así fue.
Muchos pensaron que estábamos equivocándonos o que nos habíamos vuelto locos, pero al igual que el viejo Noé aprendimos que cuando Dios pone un proyecto, una visión en tu corazón, no puedes pretender que todos los demás lo entiendan. ´Basta con que tú lo entiendas, lo aceptes y lo creas.
Hemos orado mucho en familia antes de cada decisión tomada, pedimos señales a Dios, ayunamos y estuvimos expectantes de sus respuestas.
Hoy vemos para atrás, recordamos esos momentos de incertidumbre en fé, y vemos los frutos de esos tiempos donde fuimos desafiados por Dios.
En el umbral del 2013, a escasos tres días de haberlo comenzado le pedimos a Dios que siga obrando, que siga trabajando en nuestros corazones, en nuestra familia, que su "bien y su misericordia" nos persiga todos los días de nuestra vida, que "nos corone de favores y misericordias" y que seamos brazos extendidos de Dios para derramar esas bendiciones a los que están a nuestro alrededor. Que no engordemos de bendiciones, sinó que las compartamos con los demás, que seamos reflejos de su amor, que nuestras vidas sirvan de motivación para los demás, que sirvan para reconciliación, salvación, perdón, y unión. Que seamos buscadores de la paz, transmisores de buenas noticias y que que se "huela" a Dios cuando estemos solos o acompañados.
Habrá errores? Seguro! Pero Dios es experto en levantar caídos! Y su fidelidad y amor nos alzará, nos limpiará el polvo y nos empujará a seguir hacia adelante.
Dios consagro mi agenda 2013 a tí!
Amén