viernes, 24 de septiembre de 2010

Desayuno con Dios

Qué lindo! Antes que amanezca, una conversación a solas con Dios. No es lo habitual últimamente, al menos a estas horas pero como tuve que levantarme a las 5 por cuestiones laborales de Alejandro, aproveché y cuando se fué me quedé con Él. Me hice un café, tomé mi Biblia, ore un rato. La casa estaba en completo silencio. Nadie pedía nada, ninguna interrupción. Alguno que otro bostezo y cuando todo estaba así de tranquilo, Él empezó a susurrarme cosas...las anoté en el cuaderno y cuando me quise dar cuenta ya era la hora de levantar a los chicos.
Qué bien la pasé! Qué distinto se ve el día cuando has pasado un momento a solas con Dios antes de comenzar la rutina!
Por cierto, en este desayuno Dios me habló con Eclesiaste 12:9
que dice:

''Las palabras de los sabios son como aguijones. Como clavos bien puestos son sus colecciones de dichos, dados por un solo pastor'' (versión NVI)

El mismo texto pero la versión Reina Valera:

''Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor''

A quién le gusta ''clavarle'' un clavo o un aguijón a alguien en pos de decirle la verdad? A mi nooooo!  Pero Él me está hablando acerca de esto. Es preferible tener paz con Él por decir la verdad que estar hermanados con las personas diciendo ''verdades a medias''.
Me cuesta, eh!
Gracias x este desayuno Señor! Espero llegar puntual a los próximos!