sábado, 8 de diciembre de 2012

"The House of God forever"


El año pasado estuve escribiendo una serie de devocionales relacionados al Salmo 23. Texto por texto fuí desmenuzando para obtener la mayor riqueza posible en pos de conocer y amar mas al Señor y así enseñárselo a mis hijos. Fue un tiempo precioso! *

Y hace unos días, mientras estaba manejando de la escuela a casa (25 kilómetros, se los había contado? Disculpen, hago catarsis!) empecé a oír una dulce melodía que salía de la boca de Ana. Pero no era una mera melodía, había letra, y era en inglés!
-"Qué cantas, Ani?" pregunté mirándola por el espejo retrovisor.
-"The Sheperd song" contestó muy segura, como si yo conociera eso.

A partir de allí se la pido muy seguido, pues la letra mas la melodía me recuerdan el tierno cuidado de mi pastor, su amor, su provisión y la promesa de que atraviese la circunstancia que atraviese, Él siempre estará conmigo alentándome, guiándome y sosteniéndome.

El jueves pasado tuve la grata noticia de que esa canción sería cantada en "chapel" (El culto de niños de BAICA) y que los padres estábamos invitados. Asique fuí, y comparto unos minutos de lo que fué esa cancion.

La verdad es que esta canción cantada por los niños, con los ademanes, acompañados por una guitarra, y la frescura y dulzura de "Miss T" mas la PRESENCIA DE DIOS, hizo que se inunden de lágrimas los ojos de algunas mamás! Un extracto de aquel momento:


Faltó Paulita en el grupo, por eso Ana era la única niña, pero su grupo de compañeros es genial.
Por si alguno no recuerda el Salmo 23, lo transcribo en una linda versión aquí:

El Señor es mi pastor;
tengo todo lo que necesito.
2 En verdes prados me deja descansar;
me conduce junto a arroyos tranquilos.
3 Él renueva mis fuerzas.
Me guía por sendas correctas,
y así da honra a su nombre.
4 Aun cuando yo pase
por el valle más oscuro,[a]
no temeré,
porque tú estás a mi lado.
Tu vara y tu cayado
me protegen y me confortan.
5 Me preparas un banquete
en presencia de mis enemigos.
Me honras ungiendo mi cabeza con aceite.
Mi copa se desborda de bendiciones.
6 Ciertamente tu bondad y tu amor inagotable me seguirán
todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor viviré
por siempre.


Amén.
Hasta la próxima!





(*Ese material ya está en manos de mis correctores y próximamente saldrá publicado)