martes, 26 de julio de 2011

Prólogo

Lo último que le falta al libro es el PRÓLOGO.
Deseaba con todo mi corazón que lo escribiera la señorita Theda Krieguer.
Aunque nunca la ví personalmente, su vida ha sido una insiración para mi.
Un hermano y amigo, muy cercano a Theda  me ofreció llevarle mi libro y pedirle una líneas para el prólogo, pero cuando fue a visitarla la encontró muy delicada de salud.
Me comentó que esta acostada, casi no habla y no abre los ojos.
Son 103 años!
Me dió tanta pena! Tengo un nudo en la garganta!
Saber que semejante sierva de Dios está por partir a la presencia de Dios hace que se me ocurran diversas cosas:
  • Iría a rogarle que diga unas palabras para el prólogo, sería el último libro que Theda recomendaría! (Pero después pensé que sería arogante de mi parte.)
  • Le pediría que haga una oración por mi y me pase su unción, jeje que tanto necesito últimamente.´
  • Se me ocurrió ir a cantarle al oído una canción acompañada por un grupo de niños
 Y después de pensar semejante disparates de cosas, olvidé el prólogo, dejé atrás la melancolía, y elevé mi mirada al Señor a quien le dije:
"Papá querido, yo quiero algún día traer mis manos llenas de perlas, como Theda enseñó. Me comprometo a eso. Dame de tu gracia para llegar a ellos, dame de tu amor para compartirles y alcanzarlos. Aquí estoy. Amén"
Para quienes no conozcan a esta hermosa mujer de 103 años no se pierdan el video de más arriba!

Ah! Es verdad, aún no tengo prólogo. Importa un prólogo en un libro? Cuál es el objetivo? Chapear? Fanfarronear? Tema para otra entrada!