martes, 5 de julio de 2011

Embarcada en la tarea de publicar un libro


Cuantos preparativos existen antes de salir a navegar!
Los elementos de seguridad del barco (chalecos, bengalas, salvavidas, botiquín, cartas náuticas, el talco, etc.) revisar las velas, amurarlas, ordenar un poquito, ponerse el traje de agua, etc.
Una vez que está todo en condiciones, partimos con un rumbo fijado y empezamos a disfrutar de la navegada.
Qué lindo escuchar el canto del viento...es un mix entre el terror del silbido cual película de Titanic y una sensación placentera de desafío y aventura. Es grato!
Y una vez embarcados no hay vuelta atrás. Si te olvidaste el azúcar para el mate...o no te trajiste un buen abrigo, o quedó el paquetito de las facturas en la amarra y nadie lo subió...FUÍSTE! Ya estamos embarcados! Ahora hay que navegar la travesía fijada dejando atrás todo lo demás en tierra, quietito.
Ahora dependemos de los caprichos del viento. Si quiere soplar intensa o débilmente, si lo hace de través, de popa o si calma repentinamente como un asno empecinado por no avanzar. También dependemos de la corriente, de la altura del agua y ni hablar de las nubes amenazadoras de lluvia o temporales cuando el sol no está.
El título que elegí dice EMBARCADA EN LA PUBLICACIÓN DE UN LIBRO porque estoy casi a punto de zarpar y no termino con los detalles! Cuantas cosas hay que tener en cuenta antes de mandarlo a imprimir!
Que el contenido esté revisado, los textos perfectos, los dibujos en buena calidad, el diseño armonioso, los colores, los tamaños de la letra, los títulos, las medidas del libro, el tipo de papel, el ISBN, cuántas cosas!!!
Qué mezclas de sensaciones tengo, al igual que en las navegadas, porque hay tantos pormenores, tantas variables, tantos detallitos por tener en cuenta que ahora entiendo cuando algunos autores eligen comparar la publicación de un libro, en vez de con un barco, con un parto!
Pero se puede! Sobre todo cuando uno tiene el mandato de transmitir algo que hace bien, y que puede contrarrestar un poco aquello que tanto nos aqueja a los padres y que tanto consumen lo chicos (cada uno sabe que!)
Ya estoy embarcada, en breve zarparé. Mientras sigo acomodando las velas!



1 comentario:

Juliana Bongarrá dijo...

Que linda foto! Saliste hermosa! Y hermosos son tus pies también, porque anunciás la paz! Te amo amiga! No veo la hora de tener un ejemplar en mis manos!!